was successfully added to your cart.

En el pueblo casi se habían acostumbrado al pequeño animal delgaducho, arrastrando una pata y continuamente buscando algo que comer.

Alguien reparó en él, le vio joven, con muchos problemas para salir adelante y se puso en contacto con una protectora que conocía, Nueva Vida.

Después de haber sido diagnosticada su lesión por el veterinario: múltiples fracturas de difícil solución, se decide acudir a recoger fondos para iniciar su tratamiento, ya que es un perro joven y había que intentarlo. Pero hubo que hacer dos operaciones más para las cuales ya no había medios suficientes y Fundación Acuai consideró importante financiar estas últimas.

Este pequeñajo al que se ha llamado Titín, ya ha logrado alcanzar los 5 kg de peso, ha dejado el vendaje y está en una casa de acogida esperando una feliz adopción.